Polvo de hemeroteca: La Navidad no la ha inventado El Corte Inglés

23 febrero 2011

Etiquetas: polvo de hemeroteca toñi, pichote y compañía

Querida Toñi:

Tras el lamentable e inexplicable fracaso de mi intentona republicana de ayer, que ha contado con varios millones de megusteros menos de lo que yo esperaba, he decidido refugiarme en la hemeroteca como quien se da al alcohol. Sumergirme en el pasado buscando un poco de comprensión, vamos.

Algunos periódicos ofrecen online y de forma gratuita su hemeroteca. Me gusta especialmente La Vanguardia, por su motor de búsqueda, que permite incluso mostrar la frecuencia histórica de una frase o palabra en una línea de tiempo gráfica. Los resultados son muy elocuentes cuando se buscan términos como "fascismo", "homosexual" o "subnormal". Haz la prueba; tienes que pulsar el botón "Mostrar Línea de Tiempo".

Así que, sin bombos, platillos ni cortacintas, procedo a inaugurar esta humilde sección, Polvo de hemeroteca, en la que trataré de publicar precedentes históricos de temas de actualidad, invitando a una reflexión sobre la forma en que ha cambiado --o no-- la sociedad.

Voy a comenzar con un tema ligerito: las grandes superficies. En buena parte de España se limita su horario con el argumento de proteger al comercio tradicional. Hace poco discutíamos sobre esto, ¿te acuerdas? Era víspera de Reyes, de noche; yo te dije que iba a hacer unas compras de última hora y me llamaste fascista, colaboracionista, capialista y no sé cuántas otras palabras terminadas en -ista. Mantenías que eso de abrir hasta la medianoche era un modo abyecto de explotación propio del neoliberalismo más infame.

No sé yo si despachar juguetes hasta la media noche será fascista y liberal; pero ahora estoy seguro de que lo que no se le puede aplicar el prefijo neo-.

El recorte, que puedes ver en la web de la Vanguardia, atestigua que hace nada menos que ciento once años los Almacenes de "El Globo" de Barcelona abrían al público hasta las doce de la noche los días cuatro y cinco de enero. Pa que te pedas llevando el cirial.

Recorte de La Vanguardia