Palabro de la semana: "normalizado"

17 octubre 2010

Etiquetas: palabros toñi, pichote y compañía

Foto: morgueFile

Querida Toñi:

Como he sabido que andas preocupada porque un amigo te ha dicho que procedes de una familia normalizada, he decidido investigar un poco sobre este palabro (que sí, que "palabro" está bien dicho). Parece que se usa mucho en el ámbito de la asistencia social.

Algo es normal cuando se ajusta a una norma o regla. "Normalizar" significa hacer que algo que previamente no se adaptaba a la norma, entre en vereda.

El uso del participio como adjetivo, por lo tanto, debería limitarse a definir aquello que se ajusta a la norma solamente tras una intervención externa. Pero no. Como parece que "normalizado" queda más intelectual que "normal", la peña se pone a usarlo a cascoporro.

Algunos usos (y abusos) de este palabro incluyen "familia normalizada" y "consumo de alcohol normalizado". Ambos son correctos, siempre que hablemos de una familia anormal o un consumo de alcohol irregular que, por mediación del profesional de turno, pasan a adecuarse a la norma (social, ética o religiosa) que se considere. Pero, por el amor de tu deidad favorita, si una familia es normal y lo ha sido siempre, entonces es simplemente normal, no "normalizada".

Lo que ocurre es que, curiosamente, la palabra "normal" suena fea, no por lo que es, sino por lo que no es. "Anormal" es una palabra proscrita, por no hablar de "subnormal", a pesar de que las dos son escrupulosamente descriptivas. El hablante correcto utiliza "normalizado" y "sin normalizar" y parece que su conciencia se queda más tranquila.

Lo malo de estos curiosos procesos sociales de construcción de eufemismos, como ya he comentado en alguna otra ocasión, es que son imparables. Antes de que nos demos cuenta, los incansables inventores de palabros atacarán de nuevo y sustituirán "normalizado" por alguna otra fórmula. Y lo malo no es crear palabras nuevas: lo malo es vaciar las anteriores de su significado.