Ministerio de Eufemismos

29 septiembre 2010

Etiquetas: cosa pública palabros

Forges

Creo que el paradigma del eufemismo es el famoso caso francés; los vecinos del norte usan serrer dans ses bras ("rodear con los brazos") como eufemismo de embrasser ("abrazar"), porque este es eufemismo de baiser ("besar"), que a su vez es un eufemismo para copuler. Vamos, que por no tener o ser capaces de producir una palabra como "follar" o "joder", han puesto el diccionario patas arriba y han vaciado de contenido tres palabras que ya existían. Con un par.

Por estos lares también andamos finos. Si no, que se lo digan a los que les falta un brazo, o algo. Y es que ya no sabe uno cómo llamarlos. De "tullidos" hemos pasado a "disminuidos", "minusválidos", "discapacitados", "personas con discapacidad" y "personas con limitaciones en la actividad". No es coña. Esta serie de cambios, además, no ha sido espontánea, sino por Reales Decretos (literal), por lo que ni siquiera se ha dado la oportunidad a los hablantes (ustedes y yo, vamos) de familiarizarse con estos circunloquios, mucho menos de llegar a considerarlos inadecuados.

Qué decir de los ancianos. Vale, "viejos" suena mal. Pero, ¿qué tiene de malo "ancianos"? ¿Por qué tuvo que inventarse un neologismo aséptico e imbécil como "tercera edad"? Claro que este también ha sido abolido. Ahora se habla de "personas mayores". No sé qué cerebros pensantes se inventa estos palabros, pero me encantaría poder preguntarles qué criterio utilizan para decidir las expresiones más "correctas". Imaginemos una reunión en el Ministerio de Efuemismos:

--El motivo de esta reunión es encontrar una nueva denominación para las personas que todavía no han alcanzado la edad adulta-- dice la Ministra, sin despeinarse.

--¿Los niños?-- contestan a coro tres o cuatro de los asistentes, ojipláticos.

--Caballeros y caballeras, señoras y señoros: les ruego que no digan palabrotas ni palabrotos en esta mesa o meso. Esa palabra que han dicho ustedes suena pero que muy mal.

--¿Ni.. niños?

--¡Y dale! Compórtense, se lo ruego. Ese término está cargado de connotaciones peyorativas. "Niñería" es sinónimo de algo sin importancia. ¡Y nosotros consideramos a las personas que no han alcanzado la edad adulta muy importantes! Por no hablar de "niñato", "niñata", "aniñado", "aniñada", "niñero" y "niñera". Estas últimas me suenan a "pedófilo" y "pedófila".

--Mmm... ¿Qué tal "personas menores"?-- farfulla un funcionario.

--¡Fantástico! ¡Qué descriptivo!

Ya está liada. Durante los próximos dos años se suceden las correcciones a golpe de BOE:

  • "Personas con inmadurez física y mental debido a su edad."
  • "Personas que no han completado su desarrollo físico, mental y emocional por razón de su cronología."
  • "Personas que, a priori, y sin perjuicio de las posibles excepciones, muy respetables desde el punto de vista biográfico, no han completado su desarrollo físico, mental y emocional por razón de su cronología."
  • "Personas de cualquier sexo que, por razón de la fecha en que fueron alumbrados y alumbradas, pertenecen al conjunto de personas de cualquier sexo que en su mayoría no han alcanzado la madurez atribuible a priori a las personas de cualquier sexo que sí la han alcanzado."