El simancazo

14 febrero 2015

Etiquetas: cosa pública

Será porque cada día soy más alto, rubio, guapo y alemán, pero reconozco que la política española me importa bastante menos de lo que podría haber imaginado antes de emigrar. Pero un simancazo siempre es un simancazo.

Claro que no sabemos cuánto ha pinchado y cortado Rafael Simancas en la fulminante destitución de Tomás Gómez. Pero manda huevos, ¿no había otro para encabezar la gestora? Una comisión gestora es un órgano transitorio que meramente gestiona (como su propio nombre indica; paga nóminas, enciende la calefacción y poquito más) una organización en ausencia de un órgano directivo legitimado para tomar decisiones de más calado (ideológicas o estratégicas). Debería estar formada por técnicos o políticos de perfil muy bajo. Nombrar presidente de una gestora a quien ha sido (y quisiera seguir siendo) secretario general es, sencillamente, una provocación. Y una forma innecesaria de dar argumentos a quienes definen la decisión de Tomás Gómez como antidemocrática.

Pero lo cachondo de verdad, el auténtico simancazo del año, está en la entrevista que publica El País (¿todavía es legal citar y enlazar contenido de un medio español en un blog?). Ojo al dato: ¿por qué el Secretario General del PSOE destituye fulminantemente al Secretario General del PSM y, de paso, cambia la cerradura de la sede? Si fuera por evidencias de mangoneo, corrupción y tal, pues estaría justificado. Pero, ¡no! El PSOE no duda ni por un minuto de la honestidad de Gómez. Se le ha defenestrado y se le impide la entrada a la sede, simplemente, por perder intención de voto en las encuestas. Simancas dixit.

Señor Simancas, mentir en política, sobre todo en asuntos internos, es normal. Nadie se lo iba a echar en cara. Pero hombre de Dios, hay que mentir a favor de su partido. No en contra. Que a nadie se le echa de malas maneras, con cerrajeros de por medio, ni de un partido, ni de una empresa, ni de ningún sitio, si no se pone en duda su honestidad. Tenga cuidado, no vaya a ser que alguien se crea su cuento.