El fin de la ETA. O no

20 octubre 2011

Etiquetas: cosa pública toñi, pichote y compañía

La ETA

Querida Toñi:

Ya sé que el artículo determinado del título te chirría. Hay un salto generacional, quizás también ideológico, entre quienes dicen "la ETA" y quienes dicen, simplemente, "ETA". Yo soy de los segundos, para qué nos vamos a engañar. Pero me hace gracia cómo aprietas los labios y me censuras con la mirada cuando digo "la ETA".

Gruñes que solamente los viejos con bigote y cierta añoranza dicen "la ETA". Bueno, también las viejas con pieles y maridos añorantes, concedes. Y puede que tengas algo de razón, chica. Pero no sé por qué tendemos a omitir el artículo, como confiriendo personalidad a la organización. Decimos "el Polisario", "el IRA", "los GAL", "el Pesoe", "el Pepé". Pero "Izquierda Unida", "Hamás", "Ugeté" y "Comisiones". Misterios del lenguaje.

El caso es que la ETA ha anunciado el "cese definitivo de su actividad armada". Una noticia óptima que no ha sorprendido a nadie. No ha sorprendido a nadie, pero ojo, hasta que no canta lo gorda no se acaba la ópera. Y la gorda no ha cantado. ¿O sí?

No hay que confundirse. La ETA no ha anunciado su disolución. Y la ETA no ha sido nunca una organización con una sola voz. Ha habido, de hecho, varias ETAs. Y podrían (no lo permitan los dioses) surgir otras nuevas.

El comunicado, como todos los de la ETA, rebosa arrogancia. Tomamos esta decisión, sabes cómo te digo, como consecuencia de la Conferencia Internacional que nosotros mismos hemos montado y que ha durado tres cuartos de hora. Cómo no se le habrá ocurrido antes a nadie. Si era tan sencillo. Y renunciamos a la violencia, pero de lamentarla o disculparnos, nastis. Más aún, hemos llegado aquí gracias a la lucha armada. "La lucha de largos años ha creado esta oportunidad", dicen. Es decir, para que lo entendamos todos: gracias a que hemos matado a casi mil personas, ahora somos magnánimos que te jiñas y anunciamos que os hacemos el favor de dejar de matar.

La noticia es magnífica, Toñi, pero comprende que no me sienta satisfecho, ni pletórico, ni confiado. La ETA no es ni ha sido nunca de fiar. Recordemos el "accidente" de la T4, sin ir más lejos. Por otra parte, el comunicado es contradictorio; no da por superada la confrontación armada. Al llamar a los gobiernos de España y Francia (que se lo han creído) a negociar para "la superación de la confrontación armada" están aceptando implícitamente que la confrontación no está superada. Ojo cuidao.

La ausencia de cualquier mención a las víctimas de su terrorismo no merece ningún comentario. Simplemente me repugna.

La ETA sigue siendo oportunista y quiere hacer campaña. Esta vez, eso sí, no la hará con bombas. Lo que tendremos que ver ahora es la altura moral y política de los cabezas de cartel del 20N. Rubalcaba y Rajoy, dos antiguos ministros del interior. ¿Cómo gestionarán el fin del terrorismo? ¿Intentarán atribuirse el mérito y capitalizarlo en votos?