De Demóstenes a Nick Vujicic

7 octubre 2010

Etiquetas: comunicación

Recuerdo el apasionado relato de J.A. Gálvez, mi profesor de filosofía de BUP, sobre Demóstenes. Se trataba de un joven ateniense, de la época clásica, que quería ser orador. Tenía esta criatura algún defecto en el habla. Parece que su voz era muy débil y su pronunciación, defectuosa.

En lugar de achantarse, Demóstenes decidió entrenarse a conciencia. Cuentan que pasaba horas a solas, frente al mar, gritando sus discursos para fortalecer su voz, tratando de hacerla sonar por encima del ruido de las olas. También se metía piedras en la boca para perfeccionar su pronunciación y corría mientras recitaba versos para mejorar su respiración.

Por supuesto, Demóstenes destacó como uno de los mejores oradores de la Historia. Si no, de qué íbamos a estar hablando de él. Vamos, todo un ejemplo de superación, fuerza de voluntad y esas cosas que antes se consideraban virtudes.

Como la Historia se repite y se supera, el siglo XXI ha alumbrado un nuevo Demóstenes. Se trata de Nick Vujicic. Es un joven australiano nacido sin brazos ni piernas que se ha convertido en orador profesional.

Os dejo el vídeo de una de sus actuaciones, subtitulado en español.