Cata ciega

1 noviembre 2010

Etiquetas: comunicación

Cata ciega

Leyendo la etiqueta, cualquiera es catador. Una vez me contaron una curiosa cata ciega. Diez presuntos entendidos. Ocho vinos. Ojos vendados. La ficha de cata contenía una sola pregunta: blanco o tinto. Había cuatro de cada. Ni uno solo de los diez catadores supo clasificar correctamente los ocho vinos. El cachondeo fue monumental y los cuadrilleros no volvieron a presumir de sumilleres.

Me encantaría poder hacer una cata a ciegas de los hechos y dichos de personajes célebres. Los catadores serían algunos de nuestros políticos, politólogos, periodistas y asimilados.

Habría que encerrar a una decena de ellos en una isla desierta o similar. A los más sectarios, por supuesto. Mira, de paso podríamos hacer un reality show. Jiménez Losantos, Jesús Maraña, Ignacio Escolar y Salvador Sostres en taparrabos. Para flipar. Pero el espectáculo sería secundario. Lo importante sería el aislamiento. Que no se enteren de nada en unos meses. Después les pasamos un cuestionario con declaraciones y acontecimientos, pero sin decir quiénes los han protagonizado. Y que opinen si tienen huevos.

  • Un varón de 74 años dice haber tenido relaciones sexuales con dos niñas de unos trece años, hace 43 años. Asegura que fue a demanda de las dos jóvenes. Después lo desmiente.
  • Un varón de 77 años, condenado hace 33 años por suministrar drogas y sodomizar a una niña de 13 años, se fugó antes de que se dictara su sentencia. Recientemente ha sido detenido en un país diferente. La víctima, que ahora tiene más de 40 años, asegura no tener ningún interés en que esta persona cumpla su condena.
  • Un varón de 64 años dice, hablando de una conocida mujer de 32: "cada vez que le veo la cara y esos morritos pienso lo mismo, pero no lo voy a contar aquí".
  • Un varón de 55 años pregunta a una mujer de 32: "¿tu apellido significa masturbito?".
  • Un varón de 70 años llama "mariposón" a otro varón de 55 años.
  • Un varón de 60 años dice, sobre un político que ha sido cesado: "adornó su reirada con un lagrimeo inapropiado (...) gimoteando en público, se fue como un perfecto mierda".

Por favor, responda si, en su opinión, en cada uno de los casos expuestos:

  1. Sería deseable que se emprendieran acciones penales contra esta persona.
  2. Hay algo reprochable en la conducta de esta persona.
  3. En caso de tratarse de un profesional de la cultura, la comunicación o el espectáculo, secundaría usted un boicot contra su producción.
  4. En caso de tratarse de un político, cree usted deseable su cese o dimisión.

Aunque, bien pensado, sería mucho más divertido una cata con trampa. Vamos, poner a un vino la etiqueta de otro. Decir que Pérez-Reverte llamó mariposón a Moratinos o que Guerra llamó mierda a Rajoy. Que Sánchez-Dragó está condenado por drogar y sodomizar a una menor y que Polanski tuvo dos encuentros sexuales con menores en el metro de Tokio. A ver cómo resbalaban entonces nuestros catadores.